Logia Caballeros Templarios N. 8

7705_1268721323154800_6316251575251867199_n

Ubicación: Edison No. 146, Colonia Santa San Rafael, Ciudad de México. 

facebook: Ex umbra in solem Ab imo pectore.

Contacto, Comisión de  Admisión: templarios8@glcm.mx

Fue fundada en el año 2011.

Su nombre hace referencia a aquella orden de monjes-guerreros, que protegían a los peregrinos en su camino a Tierra Santa, la “Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón”. Fundada en 1118 y protegidos por el rey de Jerusalén Balduino I, ocupaban el lugar de las antiguas caballerizas del destruido Templo de Salomón. Es de allí que toman el sobrenombre de Templarios.

En la interpretación actual, los miembros de la Logia Caballeros Templarios N. 8 nos consideramos guerreros en busca de la integración espiritual en unidad, protegiéndonos y apoyándonos unos a otros. Como caballeros, comprometemos y cumplimos nuestra palabra, basándonos siempre en los principios de hermandad que nos caracterizan. Un templario debe ser el más honorable, el más noble, un digno caballero.

Su emblema

Caballeros Templarios N 8

El escudo en las órdenes de caballería se utilizaba para defenderse contra los ataques de los enemigos. Para nosotros representa la defensa de nuestros principios e ideales para el bien común.

El número 23, representa a los fundadores que constituyen esta Logia, que a su vez es la combinación del dos y del tres. El primer número simboliza la dualidad, a través de los cuadros blancos y negros, así como las dos columnas (B y J) El segundo número simboliza la trinidad, edad y marcha del Aprendiz. Simboliza igualmente el triángulo, las luces en la masonería. Sumando ambos números, obtenemos el número cinco, que representa al hombre o ser humano.

La escuadra y el compás con la letra G en su centro es símbolo universal de la masonería. Significa entre otras cosas, la justicia y la moderación. La letra G representa al Gran Arquitecto del Universo.

El Ganesha Yantra que es muy poderoso, y cuyo efecto en la meditación es inspirar el equilibrio, brinda libertad ante las reglas y condicionamientos del mundo. En el centro de la estrella se encuentra un bindí rojo o dorado que representa al señor Ganesh, convirtiéndose en el objeto principal del símbolo. El cuadrado grande (Bhupur) posee cuatro verjas que representan los cuatro puntos cardinales.

El círculo representa la creación manifiesta. Los ocho pétalos de loto representan la Prakriti [materia básica de la que se compone el universo, los cuatro elementos: aire-fuego-tierra-agua, y otra más sutil como el éter Sattva (bondad). Además representa Rayas (pasión) y Tamas (ignorancia)]. La estrella de seis puntas representa el equilibrio creado por la sobreposición de un triángulo masculino (sentido ascendente) que representa la savia masculina, el elíxir de la inmortalidad, así como un triángulo descendente o femenino. Este Yantra libera los obstáculos en los diferentes campos de la vida, brindando protección y libertad al actuar. Destruye los enemigos apartándolos del camino sin la violación de leyes naturales. Elimina problemas e impedimentos en el amor, todo aquello que no permita alcanzar el éxito y la felicidad. Facilita el proceso para lograr un estado de meditación profunda, para encontrar una paz duradera en nuestro corazón y elevar nuestro nivel de conciencia a estados de amor y respeto hacia toda la creación.

La corona y la daga, representa a los mártires coronados, con el mismo sentido que se le ha dado en el emblema de la G.L.C.M. Agregando también el recuerdo a la historia de Dagoberto II, y que según la leyenda del Priorato de Sión, provenía de la misma sangre o linaje de Jesús. Dagoberto II, fue asesinado en complot por Teodorico III, reunificando así los distintos reinos francos para la dinastía merovingia.

La leyenda de esta dinastía promovida por el Priorato de Sión, afirma que el linaje merovingio provenía de la sangre de Jesús el Cristo y María Magdalena. Esta leyenda agrega que María Magdalena fue llevada a las Galias (actual Francia) bajo la protección de las comunidades judías recién convertidas al cristianismo. Estas leyenda fue sostenida por grupos religiosos apegados al esoterismo, y siguiendo siempre las afirmaciones del Priorato de Sión, como los monjes de la abadía de Monte Sión, fundada en 1099 en Jerusalén, también por los Sabios de la Luz, discípulos de un tal Ormus, y que tenían como emblema la Rosacruz. Hay autores que afirman que también los últimos esenios, la secta judía de la cual proceden algunos principios del cristianismo y a la que se le atribuyen los manuscritos del Mar Muerto, defendían esta postura.

El mapa de México, representando a nuestra patria.

El Círculo representa al universo, los ciclos (la serpiente que se muerde la cola, el Uróboros) Es el emblema de la serpiente en el antiguo Egipto y la antigua Grecia, representada con su cola en su boca, devorándose continuamente a sí misma. Expresa la unidad de todas las cosas, las materiales y las espirituales, que nunca desaparecen, sino que cambian de forma perpetua en un ciclo eterno de destrucción y nueva creación.

La cruz paté, emblema de los Templarios, es una cruz que abre sus extremos a los cuatro puntos cardinales. Se abren así al mundo, al universo. Con sus cuatro brazos iguales evoca a las cuatro estaciones y a los cuatro elementos. Deriva de la cruz celta que representa los tres mundos. La tradición de los obreros muestra que esta cruz, deriva de la vieja rueda druídica de ocho radios, que a su vez evoca el inicio. Es también un símbolo solar que tiene su máxima expresión en los resplandecientes rosetones de las catedrales e iglesias de origen templario.

El símbolo del Infinito o un “ocho acostado” representa el número asignado a nuestra logia. Nuestro emblema está conformado por 8 elementos simbólicos, a saber: el escudo, el número 23, la escuadra y el compás con letra “G”, Ganesh Yantra, el mapa de México, la daga y la corona, la cruz paté, así como el símbolo del infinito.

En resumen, la lectura del emblema debe llevarse a cabo de abajo hacia arriba, siguiendo el principio hermético de cómo “es arriba es abajo”. Así, la lectura sería la siguiente: Los 23 fundadores defenderemos nuestros principios e ideales, con base en la justicia y la moderación. Con la ayuda del Gran Arquitecto del Universo, trascenderemos espiritualmente y superaremos cualquier obstáculo. Como dignos caballeros templarios, nos regeneraremos material y espiritualmente, para de ese modo enaltecer los valores que caracterizan a la Gran Logia de la Ciudad de México. Por el bien de nuestra patria… para ser Templarios por siempre según el símbolo del Infinito que envuelve la cruz paté.